Montage-Pequena-medida-web-PG1-500x197
1
Ansiedad por Separación

Por Pilar Garrido, escrito en 2011

¿Que és?

Es cuando el perro desarrolla miedo a quedarse sólo y dependencia excesiva hacia los dueños, manifestándose con nervios, estrés excesivo y ansiedad. Ladra en exceso, rompe cosas, defeca y orina por miedo a quedarse sólo.

Puede tener síntomas parecidos al trastorno por aburrimiento, pero la diferencia está en que el animal con ansiedad sufre miedo y nervios y el que sólo esta aburrido no. Los cambios de trabajo que cambien la rutina habitual del perro, un animal que ha sido abandonado previamente, los malos tratos, cachorros retirados de su madre demasiado pronto, muchas horas sólo en casa sin atención alguna, o no dejarlos jamás sólos en casa ni enseñarles ha hacerlo y de pronto tener que dejarlos sólos, o el no saber educar a tu perro correctamente desde el principio enseñándole a quedarse sólo pueden desencadenarlo. Lo principal, como siempre, es mantenernos tranquilos y proyectar esa energía a nuestro perro cuando salimos y entramos a casa, ignorándolo en esos momentos y quitándole importancia a la situación. Que salir de casa sea para el perro igual que cuando entramos a cualquier otra habitación de la casa, algo normal y de lo que no hay que preocuparse.

Los collares anti ladrido jamás se recomiendan a perros con ansiedad de separación porque incrementan su ansiedad al corregir cuando se activan solos con el ladrido, además de que si se escucha cualquier otro ruido de origen ambiental o el ladrido de otro perro, esto collares también se activan riñendo a tu perro injustamente cuando se porta bien y traumatizandolo aún más. Se pueden usar sólo con supervisión para perros que ladran por todo porque les gusta ladrar, pero perros sin traumas.

Lo primero que debemos hacer es asegurarnos de llevar al perro al veterinario y que le haga un examen general que nos garantice que no llora o rompe cosas debido a alguna enfermedad, resfriado, etc. Podría ser que este enfermo y que se desahogue con esta aptitud modificando el carácter de repente debido a la enfermedad. Si fuese el caso, se deben de seguir las instrucciones del veterinario que le trate. Una vez descartado esto, le trataremos como un animal sano que debe de aprender a quedarse sólo.

¿Qué es lo que debemos hacer para resolver la ansiedad de separación?

Sigue los pasos siguientes:

Paso 1.- Material que necesitamos

Se deben comprar unos juguetes para perros para roer, como por ejemplo el Kong, que es un juguete de roer que se rellena de comida, galletas para perros, pasta de cacahuete especiales para este fin, etc…Con esto tardan en comérselo y reducen la ansiedad satisfaciendo la necesidad de roer  y distrayéndoles para que no se aburran durante tantas horas.Roer cosas les relaja, es el equivalente nuestro por ejemplo a ver la TV. No se deben  dar estos juguetes al perro durante el resto de día, son juguetes para enseñarle que es divertido quedarse solo en casa.

También necesitamos olor a lavanda relajante en el aire y en su cama, además mezclar en el agua de beber del perro durante unos días manzanilla o valeriana, que son tratamientos totalmente naturales que no les hace ningún daño, o si lo preferís también es posible darles flores de Bach, consultando a un especialista en este tema sobre las cantidades y el tratamiento adecuado para el perro según su tamaño, para tratar la ansiedad. Además necesitareis un trapo o manta con olor a los dueños para ponerlo en su cama y que no os eche de menos. Los perros se guían por los olores mucho más que por la vista, así que esto hará que se tranquilice por el olfato.

Por último, pero lo más importante de todo, necesitareis un transportín de viaje donde no entre apenas luz, el transportín trata de imitar una madriguera/cueva de lobos y cánidos salvajes, lo que les recuerda instintivamente cuando aún no habían abierto los ojos y estaban con la madre de bebés, y su principal función es que el perro sienta dentro la seguridad que les daría estar en una madriguera.

Este trasportín sólo cubrirá esta función si entra poca luz,  por lo que debe de ser cerrado con sólo la puerta principal para entrar y salir. El tamaño debe ser proporcional al tamaño del perro pero suficientemente cómodo para que pueda dormir cada noche como su camita habitual y donde la ensenaremos a quedarse tranquilito/callado cuando este solo. Por supuesto, debe de tener un cojín cómodo debajo de la manta que le pongamos, en verano poner sábanas en vez de mantas para que no tenga calor pero que son necesarias para que conserven los olores que deseamos.

Paso 2.- Nuestra aptitud es primordial

Nunca se debe mirar, hablar o tocar al perro al entrar o salir de casa para evitar que se estrese, en los regresos no se le puede tocar, hablar o mirar hasta que este totalmente tranquilo, tienen que actuar calmados, sin frustrarse y con energía firme pero tranquila que trasmita seguridad, los perros notan y sienten todo lo que sentimos, por esta misma razón es el animal que conecta mejor con los humanos durante siglos.

El ser un animal tan sensible al humano,hace que muchas veces  malinterprete nuestros sentimientos  y la forma en que actuamos, por ser  de diferente especie.

Un exceso de fiestas al volver a casa puede interpretarse por el perro como un “les gusta que este nervioso pues se alegran por ello” o un despedirse del perro con muchas palabras, preocupación y caricias podría darle a entender que “hay razón para ponerse nervioso al quedase sólo, ellos están preocupados, tengo que preocuparme”. Los perros aprenden por asociación, por lo que aprenderá rápido que esas caricias, miradas y palabras es igual “se van y no se cuando vienen”, están preocupados,” debo preocuparme”, actitud que automáticamente desencadenará ansiedad,antes o después.  Por mucho que le expliquen con palabras, no entenderá que después vuelves, no se trata de un niño,de un humano,que comprende lo que le dices en tu idioma, y tampoco comprenderá porque se le pega o grita para que se calle cuando ladra tras cerrar la puerta, eso es una crueldad incomprendida por parte del animal, con esa aptitud sólo conseguirás estresarlo más y traumatizarlo.

Como todas las cosas que se aprenden, lleva su tiempo, dedicación y paciencia para enseñárselo. La ansiedad de separación aparece por incomprensión y desconocimiento sobre perros y porque nunca se dedicó el tiempo necesario para enseñarle correctamente que no es peligroso quedarse sólo.

Paso 3.- Enseñando a utilizar el transportín.

Estando en casa, tienes que poner la manzanilla en el agua, y una manta con olor a los dueños, por ejemplo poner un jersey viejo dentro,ponerse un rato una bufanda vieja al cuello y usarla para eso, o tocar bien con las manos la manta del  perro/a , 5 minutos. Además poned también olor a lavanda dentro del transportín, poned sus juguetes y premios de comida para perros dentro y con un premio para perros o un juguete, convencedlo para que entre y se acostumbre a dormir ahí por la noche como su camita habitual.

En principio esto se hará con la puerta abierta durante al menos una semana, sin cerrarla nunca y en compañía de los dueños durante el día. Empezad a cerrar la puerta del transportín por las noches en cuanto el perro ya este acostumbrado a dormir ahí y sólo cerrad la puerta una vez ya este relajado y casi dormido. Poned el despertador para abrirle la puerta antes de que se despierte por la mañana, no esperar a que el perro se despierte. Es muy importante asegurarse de que entra tranquilo al transportín, tiene dentro comidas de premio y juguetes y sobre todo de que sale tranquilo siempre antes de abrir la puerta, cuando se abra la puerta debe de estar como si nada. Nunca reñirle cuando esta dentro del trasportín, si llora un poco sólo se le dice con firmeza un “¡No!” (Y si se puede evitar decirles nada cuando están ahí mejor).

No se les debe abrir o cerrar la puerta hasta que están totalmente tranquilos dentro. El trasportín debe  trasmitirles seguridad, debe  ser un refugio para el perro que este asociado a cosas buenas y a los olores de la familia, a la tranquilidad. Esto no es un instinto, esto se enseña. La madre naturaleza juega a nuestro favor recordándoles la seguridad de cuando eran pequeños y dormían con los ojos cerrados con la madre en un lugar similar, su camita y la mama, estamos tratando de imitar de nuevo ese sentimiento y recordar la seguridad de un lugar así con los olores de los amos. La madre también salía a comer cuando eran bebés dejándolos solitos en una “camita segura” que era oscuro cuando no habían abierto los ojos aún y que olía a la familia. Cuando eran pequeños la madre entraba y salía tranquila, imitemos a su madre y volvamos a enseñarles lo mismo de nuevo, les será fácil recordar la lección que tuvieron de bebés. Comenzad con  5 minutos diarios, incrementando cada día el tiempo.Cuando los dueños estén en casa viendo la TV, se le enseña a tenerlo dentro, metido y calladito, siguiendo la misma técnica. No dejadlo nunca sólo en el transportín cerrado sin antes haberle enseñado siguiendo todos estos pasos, el transportín debe  asociarse a algo muy bueno y seguro.

Paso 4.- Enseñándole a quedarse sólo dentro del transportín

Cuando el perro ya se queda tranquilo en el transportín  3 ó 4 horas con los dueños en casa viendo la TV y él viendo a los dueños, empezamos poco a poco el mismo sistema en otro cuarto dónde no vea a los dueños en la zona donde se quedará habitualmente sólo. Primero 5 minutos y luego incrementando el tiempo cada vez más. Una vez lo hace, no hay problema de que quede sólo en casa las 4 horas. Si van a ser más de 4 horas, la puerta del transportín deberá de permanecer abierta.

No es recomendable dejar a un perro sólo más de 4 horas, aunque por horarios de trabajo a veces es comprensible que esto tenga que pasar por no tener más remedio, de todas formas lo aconsejable es que alguien vaya a ver al perro y a darle un paseo 2 horas después de estar 4 horas sólo. El perro no debe  saber si hay gente en casa o no, así que  se debe dejar la TV encendida o la radio con los ruidos normales de casa e irse sin que el perro note que se han ido, ni despedidas ni nada.

Si se coge la chaqueta y las llaves, no debe hacerse a la vista del perro, hacedlo después,cuando ya este durmiendo en su transportín, en el sitio donde se quedará sólo, recuerda que no debe  saber que te vas de casa.

Irá muy bien que lo saques a pasear, andando, una hora o más, dependiendo del tamaño, energía y edad del perro, antes de dejarlo sólo en casa para cansarlo bien y que desee descansar tras el ejercicio.Unos juguetes y una valeriana/manzanilla antes de irse ayudarán a que se quede mucho más tranquilo, y sobre todo, que no le deis importancia a las entradas y salidas de casa, no le habléis, miréis ni lo toquéis al entrar y salir de casa. No debe  haber ninguna “evidencia” para el perro de que salís o de que llegáis. Cuanto más natural sea todo y menos estrés le produzca, mejor resultado tendréis.

Hay personas que les gusta instalar una cámara de vídeo de bebés para controlar que su perro esté bien, hay quien la conecta al móvil, es una opción si os ayuda a quedaros más tranquilos y puede ser de gran ayuda si hubiese alguna urgencia y el perro se pusiese enfermo cuando no estamos en casa.

Mientras se le enseña, conviene quedarse detrás de las puertas escondidos unos 10-30 minutos riñéndole con un “NO” firme y dando una palmada fuerte en el aire cada vez que ladre. Recordad que primero hay que enseñarle a quedarse solo en una habitación en intervalos de poquito tiempo mientras estamos en casa, y después, si cuando estando nosotros ya no ladra y está tranquilo todo este tiempo, se le puede dejar solo/a sin ladrar, aunque hay que tener la precaución durante el primer mes de salir y escondernos tras la puerta durante al menos 10 minutos para poder corregir con un “No” en caso de que ladre y si no lo hace poder irnos tranquilos.Si ladrase, permaneceremos escondidos hasta que deje de ladrar y se quede convencido de que estamos ahí aunque no nos vea.

Durante el periodo que enseñamos esto estando en casa con el perro/a en otra habitación, haced los ruidos habituales,simulando que nos vamos, abriendo la puerta principal de la casa, moviendo llaves etc. para que el animal nunca pueda saber cuando realmente nos vamos o cuando lo fingimos, así no le causaremos ansiedad.

Por último, decir que se demuestra realmente si quieres o no a tu animal de compañía en el momento en que te preocupa más que tu perro se haga daño a que te rompa algo en casa, o a que sufra una indigestión por comerse algo indebido a que el objeto roído este para tirar a la basura por muy caro que fuese.

Preocuparse por corregir estos comportamientos y por tu animal es demostrar cariño y responsabilidad hacia un ser vivo capaz de comprender nuestros sentimientos y  ser capaz de sentir y expresar miedo, aburrimiento, dolor y afecto.

Preocuparse más por las cosas materiales que se rompen que por el bien estar y salud de un ser vivo con sentimientos, dolor y que se enferma, sólo demuestra materialismo y egoísmo por nuestra parte. Ten presente que muchísimas personas dicen “dime como tratas y que sientes por tu perro y te diré como eres”, tu decides que ejemplo quieres dar a la sociedad y a tus hijos, sobrinos, nietos, etc.

El perro no tiene porque romper nada ni porque ladrar cuando no estás en casa, es tu responsabilidad y tu paciencia quien se lo enseñarán correctamente en “su idioma”, con cariño, comprensión, calma, responsabilidad y humanidad.

Por el contrario, hay muchísimas buenas personas que por exceso de cariño y por exceso de preocupación por su perro y por desconocimiento de cómo tratarlo también cometen errores en la educación de su animal, a esta últimas las felicito por querer a su perro, sólo necesitan aprender a enseñarle las cosas correctamente para evitar el problema y aprender a comprenderlos más ya que todo no se soluciona únicamente con cariño, sigue estos consejos y gracias por querer a tu perro, preocuparte por él y leer estas líneas.

Gracias.  Pilar Garrido

admin
0 Comments